MEDICAL: “SABOU, SABOU”

Este es el tercer año en el que el subprograma Medical forma parte del Programa de Continuidad Escolar. Nació con la vocación de prestar asistencia sanitaria a los monitores durante el tiempo que dura el programa, pero la falta de conocimiento de los niños sobre temas cruciales para su higiene y salud ha hecho que, además de cuidar a los monitores, enseñar a los niños a cuidarse se convierta en una parte fundamental del subprograma.

PARA QUÉ ESTAMOS AQUÍ

Blanca, la coordinadora de Medical junto con su padre Xavier —éste es el tercer año de ambos en PSE—, tiene muy claro para qué está aquí. El subprograma nació para dar asistencia sanitaria a los monitores —su salud es una de las preocupaciones básicas de la organización y atenderles es la razón primera de su trabajo aquí—; aun así, nada más llegar, hace ya tres años, el equipo Medical se dio cuenta de la carencia de información de los niños sobre temas de salud absolutamente básicos —como la menstruación, la higiene o las drogas— y, formarles en estas materias, se convirtió en un gran reto a cubrir. “Cada persona es la responsable más directa de su propia salud. Por eso los niños necesitan conocer sus cuerpos, entenderlos; es vital que comprendan qué les pasa y qué deben hacer para cuidar su mayor patrimonio: su salud”.

Blanca, coordinadora de Medical, ha organizado talleres para educar a los niños y niñas de todas las edades en temas de salud.

EL EQUIPO DE MEDICAL

El equipo Medical cuenta con dos enfermeras, seis estudiantes de medicina o enfermería y un médico. La asistencia sanitaria a los monitores —la función básica del equipo— requiere que durante todo el programa haya una enfermera en Sihanoukville y otra en Siem Reap cuidando la salud de los monitores de ambos centros, ambas permanecen en contacto con el resto del equipo, que está dividido a su vez en dos grupos. Durante la primera y última semana del programa estos dos grupos permanecerán en Phnom Penh, pero, durante la segunda semana, uno de los dos equipos viajará a Sihanoukville y, durante la tercera, el otro grupo viajará a Siem Reap, para dar así un apoyo mayor a estos subprogramas más apartados, sin dejar nunca desatendido Phnom Penh.

En todos los centros, la asistencia a los monitores consiste principalmente en la cura de heridas, en el diagnóstico y tratamiento de enfermedades comunes y en la detección de problemas que deban derivarse a un hospital para un diagnóstico más especializado, con medios más adecuados.

Xavier, también coordinador de Medical, durante su visita a Sen Sok, curando las heridas de los niños.

“Nuestra labor entera, la del equipo Medical, no es sino parte de ese único mensaje de PSE y ellos lo saben y lo disfrutan, ¿a quién no le gusta sentirse atendido y querido?”.

CUIDAR DE LA SALUD DE LOS NIÑOS: PARTE DEL LENGUAJE ÚNICO PSE

Además de asistir a los monitores, el equipo Medical atiende a los niños de los diferentes programas. “Cada vez que llegamos a un centro —dice Blanca— los coordinadores nos ponen al día de niños que deben ser atendidos por nosotros porque tienen alguna dolencia, pero también vienen los propios niños a vernos cuando algo les duele: ya nos conocen de otros años y nos quieren mucho”. Normalmente la asistencia que se presta a los niños consiste en curar heridas o en detectar problemas que deben ser derivados a algún hospital: en ningún caso se suministran antibióticos a los niños.

“Muchos de los niños que vienen al Programa de Continuidad Escolar, y que no son alumnos de PSE, están acostumbrados a heridas sobre-infectadas a las que no prestan la atención necesaria” señala Blanca”, la mejoría, a nada que les cuidamos un poco las heridas, es espectacular”.

“Lo único que puede cambiar la vida de los niños es el cariño y la información”.

Cuidar la salud de los niños forma parte del lenguaje único PSE. Todo en PSE significa cuidado, cariño y atención a los niños, y la asistencia que les da el equipo Medical forma parte de esa filosofía: cuidar sus heridas, escucharles, atenderles, todo forma parte de ese cariño y mimo que PSE regala de mil maneras a sus niños. “Nuestra labor entera, la del equipo Medical, no es sino parte de ese único mensaje y ellos lo saben y lo disfrutan, ¿a quién no le gusta sentirse atendido y querido?” dice Blanca.

El objetivo de PSE es cuidar de los niños y quererles. Ésa es también la misión de Medical. Y los monitores colaboran con Medical para hacerlo posible.

LA GRAN CRUZADA DE MEDICAL

Pero la labor más importante, de la que el equipo Medical se siente más orgulloso y la que considera su gran cruzada es la lucha por ampliar el conocimiento que tienen los niños de sí mismos y de su propia salud. “Lo único que puede cambiar la vida de los niños es el cariño y la información” dice Blanca. Y con ese objetivo siempre por delante han creado varios talleres sobre temas que consideran fundamentales.

«Sabou» es la palabra más bonita del mundo, cuando los niños la pronuncian significa que aprenden, que lo que les enseñamos queda ahí”.

“SABOU, SABOU”

El primero de ellos es el taller de higiene básica, que generalmente se imparte a los más pequeños y en el que se cuenta, mediante canciones y bailes, lo importante que es la higiene; en el taller, los niños se pintan las manos de colores y, cuando después se las lavan, los niños miran divertidos con una lupa qué queda en las manos después de lavárselas. “Sabou”, “sabou” —jabón, jabón—, dice la canción.

En el taller de higiene básica los niños se pintan las manos de colores y luego se las lavan. El objetivo es que se quiten la pintura. La suciedad es como la pintura: se cuela hasta en las líneas de la mano, tal y como pueden ver con la ayuda de una lupa.

“A veces, cuando después de un año entero vuelves a un centro, un niño viene corriendo a ti gritando sabou, sabou —dice Julia, una monitora del equipo—, sabou es la palabra más bonita del mundo, cuando la pronuncian significa que aprenden, que lo que les enseñamos queda ahí”.

“Queremos que los talleres sean un diálogo entre nosotros, los médicos y los enfermeros, y ellos, los niños; queremos que sientan que hemos venido, desde muy lejos, para contarles algo importante y que estamos aquí para dialogar con ellos y resolver todas sus dudas”.

Uno de los objetivos de Medical es expandir el conocimiento de los niños de sí mismos y su propia salud. Cuanto más preparados están, tanto más cuidadosos serán.

Además de este taller, hay otro, de higiene avanzada, que intenta transmitirles la importancia del aseo, la limpieza y el cuidado de nuestro cuerpo en la vida diaria: en el hogar, en la calle, en todas partes. “Hay que hacerles entender que no se puede cocinar ni dormir junto a la basura, que su salud depende en gran medida de sus hábitos de limpieza” indica Blanca “somos conscientes de que modificar los hábitos requiere mucho tiempo, pero solo que tengan conciencia de ello es ya un logro, lo demás debe ser poco a poco”.

ERES IMPORTANTE PARA MÍ

Pero, además de los talleres de higiene —básica y avanzada—, hay cuatro talleres más: de enfermedades infecciosas, de enfermedades de transmisión sexual, sobre drogas y sobre la menstruación. “Impartimos los talleres según la edad” dice Blanca “pero hay que tener en cuenta que, por ejemplo, aquí, a partir de los siete u ocho años, los niños ya tienen conocimiento de las drogas, a esa edad ya es apropiado hablarles de ellas.”

Adolescentes en una sesión sobre la menstruación. Al principio, cuando ven los dibujos, hay algunas risas, pero, en seguidas sus caras se vuelven de sorpresa y escuchan atentamente lo que les cuentan.

Los talleres se apoyan en póster con dibujos o fotos, pero intentan ser totalmente flexibles. “No queremos que los talleres sean un diálogo entre el monitor camboyano y los niños” apunta Blanca “queremos que sea un diálogo entre nosotros, los médicos y los enfermeros, y ellos, los niños; queremos que sientan que hemos venido, desde muy lejos, para contarles algo importante y que estamos aquí para dialogar con ellos y resolver todas sus dudas.” Y lo consiguen. Blanca dice que los talleres —algunos, como el de la menstruación, sólo se imparte a las chicas y otros, como el de las enfermedades de transmisión sexual, se imparten por separado a los chicos y a las chicas— son increíblemente participativos. “Su ignorancia es enorme” comenta, “tienen mitos absurdos, como que durante la menstruación no pueden comer mango, pero también es increíble su audacia: en los talleres se atreven a hacer preguntas de todo tipo sobre temas que en su sociedad son considerados absolutamente tabú, como el sexo o la menstruación”.

“Nadie dice a los niños lo primordial que es que se cuiden a sí mismos, que ellos son lo más importante”.

CAMBIAR

El camino que Medical ha emprendido es largo y costoso, porque están trabajando con los niños temas sobre los que, en muchos casos, nunca nadie les había hablado antes. “Camboya está creciendo” dice Blanca, ”está progresando a grandes pasos, pero en ese progreso se echan en falta pasos que nadie da: nadie dice a los niños lo primordial que es que se cuiden a sí mismos, que ellos son lo más importante”.

La educación es lo que salvará el futuro de la nueva generación de Camboya. Y empieza por la salud.

Basta ir a una sesión con Teenagers para entender la preocupación del equipo Medical, y su empeño por cambiar las cosas: en la sesión de hoy, sobre la menstruación, a ninguna niña, todas ellas adolescentes, le han explicado en qué consiste la menstruación, qué les sucede a las mujeres esos días. Miran asombradas los dibujos y escuchan. Después, hacen mil preguntas.

Algo está cambiando ya.