PREPARADOS…

Es muy difícil imaginar el trabajo enorme que implican los últimos preparativos, justo antes del pistoletazo de salida, de los subprogramas que forman el Programa de Continuidad Escolar de PSE. Pero tal vez ayude decir para entenderlo, que este año se esperan cerca de 3700 niños diarios en las 19 localizaciones, que serán atendidos por 204 voluntarios venidos de España, Francia e Inglaterra y 200 monitores jemeres, en total más de 400 monitores deseando hacer de este verano un tiempo mágico para los niños.

Y para que todo esté perfecto, el lunes 17, la mayoría de los coordinadores y algunos voluntarios se han desplazado a Phnom Penh, quince días antes del inicio del programa, ¡hay que poner todo en marcha en ese tiempo tan corto!

Coordinadores preparando las listas de material para sus programas.

VISITA A LAS LOCALIZACIONES

Hay muchísimas tareas para esos días, como asegurarse de primera mano que cada subprograma funciona correctamente, por lo que los días de antes, los monitores visitan la mayoría de las localizaciones. El martes, por ejemplo, algunos coordinadores visitaron el Centro de Servicios Comunitarios de Takhmao. Éste se encuentra a unos 45 minutos de la Central PSE de Phnom Penh. Durante el curso, se utiliza como escuela, pero en verano, Takhmao espera recibir entre 150 y 200 niños al día, divididos en tres turnos: los niños que vendrán por la mañana, los que vendrán por la tarde y los que estarán durante todo el día.

El lunes, cuando el equipo llegó a Takhmao, descubrió que Small Step Project, una ONG inglesa, había estado trabajando allí durante el curso y que el centro estaba muy bien cuidado y con un nuevo jardín, lleno de plantas y flores, ¡toda una sorpresa para los niños y coordinadores!

Alumnos de la escuela del Centro de Servicios Comunitarios de Takhmao.
Joven estudiante de la escuela del Centro de Servicios Comunitarios de Takhmao.

Otros coordinadores visitaron el Centro de Servicios Comunitarios de Prek Toal para prepararlo. Éste es el más antiguo de todos, fue el primer centro que se puso en marcho de mano de los fundadores de la ONG. El día que fueron los coordinadores lo limpiaron junto con los niños haciendo de la limpieza un perfecto equipo de trabajo y un juego.

Niño ayudando a limpiar el Centro de Servicios Comunitarios de Prek Toal.
Colaboración entre un niño jemer y un voluntario europeo en Preak Toal.

Dos coordinadores fueron también al Centro de Servicios Comunitarios de Phum Russei, que es mucho más pequeña que las anteriores. Una guardería ha estado instalada allí durante el curso escolar y estaba en perfectas condiciones.

Niños jugando en el Centro de Servicios Comunitarios de Phum Russei.
Niña yendo a limpiar su plato después de comer en Phum Russei.

EQUIPO DE BIENVENIDA

Además de la labor de revisión de las localizaciones, el martes un grupo de voluntarios veteranos iniciaron otra de las tareas que hay que acometer durante los días de puesta en marcha: la creación del “Welcome Committee”, el equipo encargado de recibir en el aeropuerto, y alojar después, a los más de 200 voluntarios que llegaran escalonadamente a lo largo del fin de semana, así como planificar su formación durante la semana previa al inicio del programa. ¡Un gran reto!

Welcome Committee esperando a los recién llegados en el aeropuerto de Phnom Penh.

SELECCIÓN DEL EQUIPO DE MONITORES JEMERES

Pero no solo hay que recibir a los monitores europeos. También hay que recibir y seleccionar a los 200 monitores jemeres que participarán en el programa. Los monitores jemeres son verdaderamente importantes, ya que son los responsables de traducir a la lengua jemer (o camboyana) todas las instrucciones dadas por los monitores europeos, haciendo posible la comunicación con los niños. El día de selección, cada coordinador se sentó con un grupo de diez estudiantes con dos objetivos: conocer su interés en participar en el programa y evaluar su nivel de inglés.

FORMACIÓN COORDINADORES

La formación en materia de liderazgo de los coordinadores es otra de las tareas fundamentales de esta semana. El día a día en los camp es tan intenso y tan duro que requiere grandes dosis de alegría y motivación por parte de todos para que el ambiente sea el adecuado, y eso solo es posible si entre coordinadores y monitores existe una relación de confianza sólida, lo que requiere en el caso de los coordinadores el desarrollo de habilidades de liderazgo, autoestima y gestión de equipos.

Dos coordinadores llevando a cabo una representación en dirección de personal.

REUNIÓN CON LOS SERVICIOS SOCIALES DE PSE

Finalmente, la coordinación con el equipo de servicios sociales, cuya tarea es tratar los asuntos relacionados con los niños y sus familias, debe ser planificada. Cada subprograma tendrá un encargado de servicios sociales que les ayudará con cualquier situación difícil con la que se puedan encontrar. Por ejemplo, uno de los coordinadores no estaba seguro si se podría desarrollar este año su subprograma, pues no sabía si el propietario de las instalaciones las podría a disposición de PSE. Para solventarlo, el equipo social habló con el propietario para encontrar una solución que permitiera ponerlo en marcha: ¡finalmente se ha conseguido!

Reunión de los coordinadores con el equipo de Servicios Sociales de PSE.

COMIDA Y DESCANSO

Los días de antes del disparo de salida son realmente intensos y agotadores, pero también incluyen momentos divertidos de descanso como las comidas en Lotus Blanc, el restaurante fundado por la organización dónde estudiantes de PSE se forman para trabajar en la hostelería, o también el tiempo de oración: A las 7 de la tarde, todos los días en PSE los niños que viven allí durante todo el año, los pensionnaires, tienen un rato de oración e invitan a ella a los voluntarios de PSE. Son solo quince minutos. Quince minutos de magia. De niños y niñas enfundados en sus pijamas de colores, llenando el aire de olor a limpio y canciones budistas que regalan paz.

Y para los que todavía tienen ganas de hacer deporte, aún hay tiempo de jugar al baloncesto con estudiantes camboyanos y niñas internas de PSE. ¡Algunas veces es necesario alzar a los más pequeños a la altura de la canasta para que puedan encestar!

Alumnos de PSE divirtiéndose subidos a una portería de fútbol en el centro PSE.
Bromeando en el campo de fútbol del centro PSE.
Coordinador y niños impacientes por el inicio del Programa de Continuidad Escolar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *